¿Cómo reducir el estrés y obtener bienestar? La historia de Paquita.

Cómo reducir el estrés y obtener bienestar

Factores que conducen al estrés.

Hoy os traigo este tema tan recurrente en nuestras vidas y que ojalá no tuviéramos que padecer: el estrés. Cuestiones como por ejemplo, cómo reducir el estrés y obtener bienestar las iremos viendo en los próximos párrafos.

Y yo os pregunto: ¿por qué nos vemos sometidos a este hecho con tanta frecuencia y facilidad? Las finanzas personales y el trabajo son dos de los principales motivos en un 23% y un 21% respectivamente según una encuesta realizada en LifeCare el año 2005.

Creo que es importante que nos replanteemos cómo queremos vivir porque es básico tener calidad de vida. ¿Qué opináis sobre este asunto? Me encantaría recibir vuestros comentarios 😉

Si sabemos que nuestro principal motivo para el estrés es el tema económico, ¿no creéis que vale la pena reducir un poquito el nivel de vida? Os quiero compartir la historia que cuenta regeneratucartera.com que transmite la idea de la que os estoy hablando:

Historia. La vida loca de Paquita. Cómo reducir el estrés y obtener bienestar.

Paquita aterrizó como un torbellino en la oficina donde yo estaba trabajando. Tenía mucha energía y demasiadas ganas de contar sus historias, aunque nadie le preguntase por ellas y fuera una recién llegada.

Al segundo día, supimos que compartía piso con 4 personas a las que les sacaba más de 30 años. Y es que Paquita había terminado viviendo en un piso compartido después de que su ex-marido decidiera dar carpetazo a 25 años de matrimonio y ella tuviera que abandonar el hogar. Paquita tuvo que empaquetar sus pertenencias y alquilar una habitación y vivir con 50 euros al mes después de pagar su gastos fijos.

Era una mujer acostumbrada a vivir al día y sin nadie a quien recurrir. Para ella, el empleo que acababa de conseguir era su salvavidas. Después de unos meses buscando trabajo, la habían llamado para cubrir una plaza vacante durante un tiempo indeterminado, así que el contrato le podía durar dos años o dos meses…

El caso es que Paquita cobró su primer sueldo y vino al día siguiente con unos pendientes nuevos y un pañuelo al cuello, porque ya estaba bien de no poder permitirse nada. Poco después, Paquita también decidió que podía salir a diario a comprarse el almuerzo en pastelerías caras, de esas a las que yo suelo acudir cuando tengo algo que regalar o por alguna celebración muy especial.

Cada lunes, Paquita estrenaba una prenda como mínimo. Dirás “oye, pobre mujer, a ver si no va a poder comprarse nada, que bastante ha sufrido”. No, deja que me explique: pantalones de 55 €, camisas de 40 €, zapatos de 80 €…No sé a ti, pero a mí esos precios me escandalizan, ve sumando las cifras. Y no estoy diciendo que Paquita tuviera que vivir sin darse ni un solo capricho, no es eso.

Pero recordemos que venía de una situación complicada y que hacía 4 días tenía 50 € para comer… Por cierto, hablando de gastos fijos. ¿Sabes qué tarifa de móvil tenía Paquita? Bueno, yo tampoco sé qué compañía la estaba estafando, pero sí sé que le costaba 30 € mensuales (sólo el móvil, sin fibra, fijo, ni nada).¿¿¿¡¡¡¡Pagas 30 euros al mes por hablar por teléfono!!!??? Me salió sin pensar, a bocajarro.Su respuesta me dejó sin habla

*Pues sí, ya me he cambiado muchas veces de compañía y no pienso volver a perder el tiempo.

Pero… si hay tarifas por 10 € con más datos y minutos que horas en el día para usarlos… ¿Perder el tiempo? Bueno, volvamos al hilo conductor: la vida loca de Paquita. Ahora que cobraba algo más de 1.000 € netos al mes, nada se le resistía.

¿Se le antojaba un bolso? Pues toma bolso. ¿Hoy no le apetece cocinar? Pues queda a cenar con quien se preste un martes.¡Qué abrigo tan majo! Pues para qué va a esperar a rebajas.

Yo hoy he tenido un día algo ajetreado, la verdad. He tenido que dar unas cuantas vueltas haciendo recados e intentando recuperar un trabajo dónde estuve en Noviembre/Diciembre del año 2020 porque estuve muy a gusto allí jejeje! Espero tener noticias próximamente :)))

Y así un gasto tras otro, semana tras semana. A estas alturas, yo ya sabía que Paquita estaba jugando en una liga que no era para ella. No daba crédito a este comportamiento, porque recordemos que esta buena mujer hacía 4 días pasaba el mes con 50€, una vez pagados sus gastos fijos. Lo peor de vivir a todo tren es que los gastos menores dieron paso a otros de mayor envergadura.

De repente, un día vi cómo dejaba en la mesa un movilaco que casi no le cabía en la mano y refunfuñaba porque había algo que no sabía manejar:

*Ains, es que mi hija me convenció para que me cambiase de móvil y ahora no me hago con él. Yo no dejaba de mirar a Paquita peleando con aquel aparato de última generación, por el que habría pagado un precio tan obsceno como innecesario. Porque, dime una cosa: ¿para llamar a su hija necesitaba algo más de lo que ya tenía y le funcionaba? No. Aunque claro, tampoco necesitaba la tarifa de 30 € al mes.

Así, nuestra protagonista decidió que compartir piso ya no era una opción aceptable para ella. Y aunque había firmado un contrato de alquiler que vencía 3 meses más tarde, Paquita me dijo que ya no aguantaba más y que le daba igual perder la fianza de 400€ por cancelar el contrato antes de tiempo. De esta forma, la casera ganó esos 400 € que a ella “le sobraban”, a pesar de que hacía 4 días Paquita pasaba el mes con 50 € porque todo lo demás lo destinaba a pagar sus gastos fijos.

Pocos días después, me contó que se había comprado una tele porque la que había en el piso no le gustaba, así que ahora estaba pagando a plazos una pantallaca para su nuevo salón.

*¡Menuda ruina que tengo! – creo que fueron sus palabras exactas. Y yo sólo pude encogerme de hombros, horrorizada al pensar en cuánto dinero le quedaría a esta buena mujer al final del mes. Por desgracia, la vida te da bofetadas cuando menos te lo esperas. Y eso es lo que le ocurrió a Paquita cuando, un par de meses más tarde, le comunicaron que la cesaban de su puesto con carácter inminente. De nuevo, regresó a su situación de partida. Sin trabajo, sin ahorros y pagando a plazos sus caprichos.

Reflexión sobre el dinero y sus consecuencias.

En fin, después de este inciso explicado en el blog regeneratucartera.com, os pido que hagáis una reflexión si os sentís identificados con la historia de Paquita, que es, la historia de muchas personas que viven al día económicamente. Pensar que es fundamental ser previsores en un tema tan delicado como el dinero, ya que, la falta de éste nos puede conducir a un estrés muy peligroso. Y creo que es una buena clave para saber cómo reducir el estrés y obtener bienestar.

Es vuestra salud y la de nadie más, así que os animo a que cuidéis vuestros hábitos económicos, alimentarios y deportivos.

Infografía sobre cómo reducir el estrés y obtener bienestar.

A continuación, os voy a compartir este vídeo en el que hallaréis una infografía dónde podréis leer información sobre cómo reducir el estrés y obtener bienestar.

Además, Encontraréis detalles muy bonitos en algún momento de la publicación 😉 No os lo perdáis y espero que lo disfrutéis. Un beso fuerte a tod@s!

Ah! Si os gusta mi contenido os invito a que visitéis mi canal en YouTube y os suscribáis 😉 Me ayudaréis muchísimo! Gracias!

En este enlace podréis escuchar una historia guiada por mi que favorece el sueño y el descanso: https://urlshortner.org/etmQJ

BIBLIOGRAFÍA

1. https://regeneratucartera.com/vivimos-por-encima-de-nuestras-posibilidades/

2. Https://Ansiedadytoc.com:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.