Segunda historia corta para dormir y relajarse (parte 3).

Introducción de la segunda historia corta para dormir y relajarse (parte 3)

En esta segunda historia corta para dormir y relajarse (parte 3) continuaremos descubriendo la experiencia del protagonista. Acompañarlo en los mundos externos que visita y conoceréis el desenlace de la narración. Espero que alcancéis la máxima relajación posible! Continuamos con el relato!

Segunda historia corta para dormir y relajarse (parte 3)

Continuamos con la historia…

El golpe en la cabeza ha sido por culpa de una piedra que ha salido disparada de la cima de una montaña. A partir de entonces, sabes que has de estar atento a los sucesos de este planeta. Recobras la conciencia al cabo de una hora y sientes la cabeza mareada, pero poco más.

Sigues explorando este mundo que está lleno de flores con muchos coloridos diferentes, ríos enormes con caudales de agua inmensos y mares de un azul precioso. Posee numerosas montañas de una altura sobrenatural y no puedes evitar quedarte extasiado con tanta belleza.

Caminas y caminas explorando cada lugar pero es hora de volver al campamento puesto que empieza a anochecer. Ya estás de vuelta a tu rincón para dormir. Te tumbas en la cama percibiendo el sueño que cada vez aumenta más y más…

Noche profunda.

Ya estás dormido… Tu respiración es muy pausada y apacible, así que, no hay nada que te perturbe y solo sientes paz, tranquilidad y un calor muy agradable en todo tu cuerpo. Empiezas a soñar y te ves tumbado en la la arena de una playa mágica.

Concentras toda tu atención en las olas del mar que te relajan muchísimo… Hace una brisa absolutamente relajante que te ayuda a sentir el calor ideal. Solo estás tú en esa playa en la que te dejas llevar a un sueño hermoso y profundo y pasas ahí varias horas…

En PLENO SUEÑO en la segunda historia corta para dormir y relajarse (parte 3).

Segunda historia corta para dormir y relajarse (parte 3)

Ahora, te encuentras en mitad de un bosquecillo súper oculto en el que suenan delicados pajarillos con unas melodías increíblemente lindas… Vas caminando y sientes el olor a hierba y árboles. Así, descubres que es una oloración fresca y algo fuerte que te gustar sentir en los pulmones, los cuales, se ensanchan mucho para hacer llegar mejor esas sensaciones…

Como resultado, inhalas y exhalas… inhalas y exhalas… Empiezas a percibir gotitas de lluvia en tu cara y sigues la ruta para ver si hallas algún refugio. Al cabo de un rato vislumbras una cueva de grandes dimensiones y agradeces haberla encontrado.

Atrapad@ en la cueva…

Aquí, permaneces sentado y te relajas oyendo la lluvia. Así, notas cada gotita y la brisa de aire cálida, hasta que, pasa una hora y deja de lloviznar. Entonces, sales al exterior y ves como se va despejando rápidamente.

Descubres que está anocheciendo pero aún se vislumbra un cielo azul completamente nítido y deslumbrante. La luna va haciendo acto de presencia y la ves grande, llena y muy cerca de ti… Te quedas absolutamente prendado de esta visión y no puedes apartar la mirada…

Este satélite tiene un poder hipnótico especial por su magnífico brillo. Escuchas la fauna del bosque que provoca tu relajación absoluta… De esta manera, sientes una somnolencia cada vez mayor…

DORMIDO dentro de tu PROPIO SUEÑO en la segunda historia corta para dormir y relajarse (parte3).

Te quedas dormido dentro de tu propio sueño… La calma en la que estás inmerso no la has vivido nunca y tu cuerpo es capaz de trascender hasta las estrellas. Pero no a cualquier estrella… Hay una que es única porque es la más peculiar y grande de todas.

Tiene forma triangular y te resulta curiosa la característica que posee porque no es algo que se vea todos los días. Aquí, el cielo tiene multitud de soles, así como, planetas que no están muy alejados de ti.

La inmensidad del espacio es algo que siempre te deja anonadado y piensan en lo afortunado que eres de presenciar ese espectáculo. Las horas pasan y te despiertas de esos sueños. Como te sientes descansado quieres seguir explorando…

¡Continuamos con la travesía!

Comienzas a caminar y al cabo de dos horas encuentras un lago que no se acaba nunca. Tiene el agua súper clara y decides explorar sus profundidades, así que, preparas todo lo necesario hasta que comienzas la inmersión.

El agua tiene la capacidad de que sientas plena libertad, así que, no sientes ataduras ni pesar por nada. Encuentras diversa vegetación y animales con formas y colores raros, que jamás habías podido imaginar.

De pronto, llegas a una zona donde se encuentra un pozo y te entra mucha curiosidad de lo que hay en él. Te asomas y no eres capaz de ver su final. Aunque, tienes algo de miedo no quieres dejar pasar la oportunidad de explorarlo…

El POZO en la segunda historia corta para dormir y relajarse (parte 3).

Penetras en el pozo y lo vas recorriendo poco a poco. Está oscuro y la única luz con la que cuentas es con la de tu casco. No se visualiza casi nada, salvo pequeños insectos acuáticos. Cada vez recorres más distancia, así que, te preguntas hasta donde y a que lugar te conducirá. Después de una hora ves una bifurcación algo iluminada y te entra el estusiasmo.

Poco a poco va aumentando la claridad, hasta que, pasados unos minutos consigues salir del pozo. Pero, aún te encuentras a algunos metros de la superficie del agua, así que, intentas darte prisa para ascender y salir al exterior.

Cuando llegas arriba de todo tus ojos se quedan maravillados de lo que ven…

¡Las vistas más fabulosas que has visto en tu vida!

Segunda historia corta para dormir y relajarse (parte 3)

Hay un pantano lleno de flores coloridas y una escalera en mitad del pantano… Te preguntas quién ha podido construirla y te aproximas cada vez más a ella. Decides subir y ver hasta donde llega y lo que hay al final del recorrido, así que, te desprendes del equipo acuático e inicias el ascenso.

Pasa media hora y llegas al final del trayecto… Hay una puerta, decides abrirla y entrar pero descubres que todo lo que habías visto anteriormente se queda corto…

Has llegado al paraíso, literalmente hablando… Un mundo con nubes blancas y algodonosas donde reina una paz extraordinaria a la que no vas a renunciar por nada del mundo… Es el edén, el sitio donde no existe ni maldad, ni ningún sentimiento negativo, sino todo lo contrario… Hay amor, sosiego, ayuda, felicidad. Te preguntas como puede existir un sitio así, tan mágico y bondadoso. Así que, decides quedarte en esa realidad tan perfecta e ideal…

Y a continuación os pongo el enlace al vídeo con esta tercera y última parte de la historia para dormir: https://youtu.be/fExLjEE4z5o

También podéis encontrar otros artículos que os pueden interesar. Os propongo el siguiente: ¿Cómo reducir el estrés y obtener bienestar? La historia de Paquita. (xn--profundizaentussueos-l7b.com)

Hasta el próximo artículo y espero ver vuestros comentarios que contestaré con mucho gusto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.